“Laverni va a estar muy observado”

A Ramón Díaz le hace ruido la designación del árbitro para el clásico con Independiente. “Ojalá que no tenga ningún tipo de inconveniente”, dijo. Además, el DT contó que tiene “muchas promesas” por cumplir si River sale campeón.

img_8877A pura sonrisa, Ramón Díaz abrió la conferencia de prensa de cada viernes con la felicidad de saber que el clásico del domingo con Independiente será a las 14 horas y no a las 21.30 como estaba previsto. “Es un partido muy importante y está bien que se juegue a la tarde”. Pero hay algo que no le cayó bien y que a su manera lo dejó entrever este mediodía en Ezeiza. ¿Qué cosa? La designación de Saúl Laverni.

“Es un gran profesional, de gran categoría, que estará muy observado, no sólo él sino los jugadores, los entrenadores, los hinchas. Ojalá que no tenga ningún tipo de inconveniente. Con los árbitros no tengo ningún problema, que nos dirija cualquiera que esté en actividad. Hacía mucho que (Laverni) no nos dirigía y no sé porqué. Se habla, pero yo también apunto al juego, a cómo lo interpretamos, a ver si lo que trabajamos se puede realizar en la cancha. Pero hay situaciones que no queremos que pasen, si quieren dirigir bien lo van a hacer. Hay que estar atentos a lo que pase el domingo. A todo”, se descargó el Pelado.

La última vez que Laverni dirigió a River fue en el 3 a 2 ante Tigre, por la tercera fecha del Inicial. La Banda lleva 6 sin perder con el colegiado. ¿Y por qué le hace ruido a Ramón que haya sido elegido para impartir justicia en Núñez? Que sea, casualmente, hombre del Sadra, el gremio que conduce Guillermo Marconi, confeso hincha del Rojo. Otra casualidad: Laverni dirigió a Independiente en los clásicos con Racing y Boca. Ante los de Bianchi, con responsabilidad del línea Ezequiel Brailovsky, quien también estará en el Monumental (el otro será Norberto Moyano), Laverni convalidó un gol de Morel Rodríguez a pesar del offside de Farías, quien intervino en la jugada.

Más allá del asunto del árbitro, Ramón contó que “estoy muy contento de estar en mi casa, en este club que tanto amo y poder luchar el campeonato. Ahora depende exclusivamente de nosotros. Tengo que agradecerles a los jugadores, que son los verdaderos protagonistas”.

No ahondó en su papel en las tres campañas del Rojo que lo están por condenar a la B Nacional: “Cuando yo estuve no se hablaba del descenso”. Y se imaginó un clásico abierto: “Le vamos a querer ganar, eso es indusctible. Ellos también. Solo nos sirve ganar. Mucha gente creía que el campeonato se definía la semana pasada, pero hay que pelearlo hasta último momento. Ojalá que haya muchos goles. Somos dos equipos que se van a atacar, que se van a provocar. Conocemos la situación de los dos, nosotros peleando arrriba y ellos por no retroceder”.

Y cerró: “Tengo muchas promesas para cumplir si salimos campeones. El campeonato nos permitió otra chance”.