¿Chau tridente?

Ramón Díaz comenzó a probar el equipo que jugará ante Independiente con ejercicios en defensa y ataque. Ponzio podría ingresar por Luna y, así, modificaría el sistema táctico una vez más. El DT aguarda por la evolución de Maidana, pero es difícil que Jony llegue en óptimas condiciones al domingo. En ese caso, su lugar la ocupará González Pirez.

ponzioJusto contra Independiente, el Diablo, parece que el tridente no saldrá a la cancha. Aunque resta la confirmación de Ramón Díaz, esta mañana dio indicios que el trío formado por Iturbe, Luna y Funes Mori, de correcto nivel con Rafaela y flojo rendimiento ante Argentinos, podría desintegrarse. Y el que se quedaría afuera sería el Chino.

En Ezeiza, el Pelado dispuso trabajos en defensa y ataque. No plantó un once sino que optó por trabajar por zonas. Pero del ensayo se desprenden algunas puntas pensando en el Rojo. La práctica formal será mañana.

En el fondo, además de Barovero, se pararon Mercado, González Pirez, Bottinelli, Ramiro Funes Mori y Ledesma. Atención, no se asuste, Vangioni va a ser el lateral izquierdo el próximo domingo. El ex Newell´s no participó con normalidad de la práctica porque padece una fatiga muscular. Tampoco estuvo Maidana, quien arrastra una contractura en el isquiotibial izquierdo y se aguardará por su evolución. Hoy, Jony está más afuera que adentro, pero Ramón lo esperará y, si está OK, ocupará el lugar de González Pirez. ¿Balanta? Tiene el alta médica tras un desgarro, pero el DT optó, al menos hoy, por darle continuidad a Bottinelli.

En el trabajo con los mediocampistas y delanteros estuvieron Ponzio, Rojas, Lanzini, Iturbe y Funes Mori. Con Sánchez descartado por una pubalgia, el capitán podría ser el 8. Ramón ya lo usó en el segundo tiempo contra Argentinos, partido en el que se notó su falta de actividad luego de un desgarro. Como en los otros casos, habrá que esperar hasta mañana, pero Ponzio podría ingresar por Luna.

¿Y Rodrigo Mora? Trabajó con normalidad, habrá que ver si tiene un lugar entre los suplentes. De movida será imposible porque Ramón, así pinta, le diría adiós al tridente.