Regreso amargo

El tiempo de inactividad le volvió a jugar una mala pasada. Leonardo Ponzio jugó después de un mes y estuvo lejos de su rendimiento habitual.

img_9409Estas líneas tienen sentido por el peso de su nombre y las esperanzas que despierta. Las últimas dos presencias de Ponzio con La Banda dejaron tela para cortar, y no justamente por ser rutilantes.

En la novena fecha se desgarró el aductor derecho ante Arsenal y, desde ahí, jugó poco más de una hora (45 minutos en el Superclásico y 26 con Argentinos).

Ramón lo ubicó en el banco por primera vez y reemplazó a Juan Manuel Iturbe para ocupar la banda derecha del mediocampo. Las dificultades no corrieron sólo por la posición en la cancha que ocupó. Extrañamente, se lo vio errático e impreciso; regaló dos contra ataques al rival por errores al intentar parar la pelota y hasta pateó un tiro libre a la tribuna.

El parate lo afectó visiblemente y, con la suerte echada, más aún si Newell’s le gana a All Boys, es momento de recuperarlo para lo que viene…