Je, je, je…

Hernán Castillo valora el grado de responsabilidad de Ramón Díaz para este River protagonista que pelea por el título.

img_5808Nunca voy a poner a nadie por sobre River porque nadie es más que River. Ningún nombre propio lo es, pero no me canso de decir que este River es otro por Ramón Díaz. Simple. Y este equipo que parecía descompensado apareció como un violín aplastando Atlético Rafaela. Porque lo aplastó, y después reguló. Muchos dirán que el 1 a 0 tempranero le abrió el partido a River. Es verdad. Pero muchas veces los equipos que arrancan “ganando desde el vestuario”, empatan o pierden (en la Boca Lanzini hizo el gol de arranque también) y River esta vez lo liquidó. Y hasta le sobró el segundo tiempo.

River va a pelear hasta el final. Y River puede ser campeón de este torneo. No suena loco. La historia de River, como tal, hace que todos pensemos en un River campeón, pero la última historia de River hace que pensar en tan alto suene utopía. Y Ramón Díaz ha logrado que las utopías sean posibles en este River.

El caso testigo es Ledesma. Era más que suplente con Almeyda y ahora River lo extraña si es que falta un partido. Es el equilibrio, el termómetro. El que normalmente no se ve, pero ahora se ve, tanto que la gente lo ovacionó dos veces en la noche del Monumental.

Cuando Ramón Diaz llegó a River dejó un par de frases que me quedaron grabadas: “Conmigo River no descendía”; “Si me traía antes (por Passarella) me iba a tener que hacer contrato por 4 años”; “Soy soldado de River”, y “Obvio que vine para ser campeón”. Las entendí a todas, aunque la cuarta me sonó a chamuyo. La primera la entendí porque está claro que si en vez de Cappa el DT era él, River no iba a vivir la peor realidad de su historia; la segunda porque era claro que su llegada iba a ser por mucho tiempo; la tercera fue para diferenciarse de Juan José López y Matías Almeyda quienes se declararon soldados de Passarella y no del club; pero la cuarta me sonó a que no podía decir otra cosa. No pensé que tan rápido y con apenas un par de jugadores diferentes en el plantel se le iba a hacer tan fácil pelear arriba, piensen que Lanús y Newell’s ya llevan un campeonato entero con sus técnicos más este actual. Me equivoqué. Ganó Ramón. Otra vez. Je, y tres veces Je (como las de Ganar, Gustar y Golear, pero con la impronta de Ramón).