River se copó

(INCLUYE GALERÍA DE IMÁGENES) ¿Cómo no ilusionarse? ¿Quién puede no dejar de soñar con el campeonato? Nadie. Ramón arriesgó y tuvo su premio. River jugó uno de sus mejores partidos en el campeonato, goleó por 3 a 0 a Atlético de Rafaela con goles de Vangioni, Domínguez en contra y Luna. Pelea el torneo hasta el final y selló el acceso a la Copa Sudamericana.

IMG_5298

Hay motivos para ilusionarse. Y una certeza: River va a pelear el campeonato hasta el final.

Si Ramón Díaz avisó en la semana que el choque con Rafaela era a todo o nada, sus jugadores entendieron el mensaje. Asumió riesgos, es cierto, pero abrió rápidamente el partido para sellarlo con una goleada que lo pone a tiro de la punta. Quedan doce puntos en juego. Las batallas en las que habrá que jugarse todo se llaman Argentinos Juniors, Independiente, Lanús y San Martín de San Juan. Los cuatro se juegan algo. Igual que River. Pero cómo no ilusionarse luego de una gran actuación…

El “a todo o nada” presentó un sistema con tres delanteros netos y un enganche, aunque Lanzini arrancó como interior derecho. Y no sólo mostró juego sino también sacrificio para tapar en la salida del rival y ser un auxilio de Ledesma y Rojas, dos futbolistas que manejan muy bien la zona medular aunque les cuesta salir a las bandas.

El interrogante, entonces, estaba planteado en cómo River iba a poder cubrir los costados. Casi que no hubo tiempo de descubrirlo, porque pegó de entrada. A los siete minutos el balazo de Vangioni le dobló las manos a Sara. Y a los 13 Eduardo Domínguez metió en su propio arco un misil de Rojas. Lo que es el destino: Boca no le dio una mano a River ante Newell´s, pero sí el yerno de Bianchi con esa involuntaria acción.

River no necesitó de los tres delanteros para descerrajar a Rafaela. Estos comenzaron a funcionar con la ventaja de los dos goles, pero cada uno aportó lo suyo. Lo erró Funes Mori con un cabezazo de pique al suelo tras un jugadón de Lanzini por derecha y al rato Luna le metió toda la cabeza a una asistencia de Iturbe, quien lanzó con su pierna menos hábil, la derecha.

Con tres goles arriba, Ledesma manejaba los tiempos y como en los viejos tiempos de Ramón, aunque sin brillo, River sometía a un rival a pura furia y goles.

El segundo tiempo sirvió para que el equipo de Ramón maneje la pelota ante un Rafaela que no quiso salir por temor a recibir más goles.

El torneo está ahí y de yapa, tras cuatro años, se confirmó el regreso a un certamen internacional. La Sudamericana espera. Que copado está River.

Imágenes: Nicolás Aboaf