Líderes

¿Qué le falta a este River para dar el salto de calidad que le permita soñar con el título? La opinión de Hernán Castillo. 

img_3200

Limia fue la figura del partido entre River y Unión. Ni una duda me queda. Creo que tapó 4 o 5 bolas de esas que vos te quedas pidiendo explicaciones mirando al cielo y apuntándole a un alma divina. Con esto queda claro que River mereció más. Pero ante un equipo que está prácticamente descendido y con el que River no tiene espacio para empatar siquiera. Por eso las sensaciones cuando terminó el partido fueron las peores. Porque después de la igualdad de Newell’s todo indicaba que era el momento del salto. Y el salto no se dio.

Pasaron las horas y uno puede apreciar que a lo largo del campeonato River convirtió en todos los partidos que disputó, menos ante San Lorenzo, Vélez y Newell’s. Pero que le convirtieron en todos menos con Estudiantes, Vélez, Racing y All Boys. Es decir, es un equipo que marca casi siempre, pero al que casi siempre le marcan. Y eso es una muestra de un equipo que no tiene aún forma de equipo.

Este River podría haber perdido tranquilamente ante un equipo casi descendido y entonces lo primero que me hubiera salido si hubiera sido el “ya está, no está para campeón”, o al menos no lo merece. Pero con el 0-2 en contra reaccionó. Y se puso 1-2. Y Limia fue figura. Y recibió un penal en contra y lo atajó Barovero. Y siguió atacando. Hasta que lo empató. Y después del empate fue por más. Y casi lo gana…

¿Y entonces? ¿Vemos el vaso medio lleno por la reacción o nos quedamos insultando porque no se aprovechó la oportunidad? La matriz River hace que uno pida más. Que no se conforme. Y entonces sale protestar. Pero ante una mala actuación, River reaccionó. Hizo figura al arquero rival y convirtió hasta empatarlo. ¿Cuándo lo hizo? ¿cuándo reaccionó de verdad? En el segundo tiempo. Después de dos cambios y después de un par de gritos bien fuertes de esos que hacen temblar las paredes de un vestuario pequeño y acogedor como el de Unión.

Hago foco en ese entretiempo porque es evidente que River reaccionó después de ese momento. Que River cambió la mentalidad y fue más arriba. Y entonces los errores defensivos ya casi no existieron porque el equipo se paró de otra forma. Porque Acevedo fue mucho más que Cirigliano, porque al jugar con tres delanteros Unión casi no atacó más, y porque el reto evidentemente surtió efecto. ¿Saben por qué River esperó al entretiempo para reaccionar? Porque este equipo no tiene líderes que puedan dar vuelta la historia por sí solos ante una adversidad. Repasen: Barovero; Mercado, González Pirez, Bottinelli, Vangioni; Sánchez, Cirigliano, Rojas; Lanzini; Funes Mori; Iturbe; Mora; Acevedo y Luna. No hay líderes. Sólo Ponzio en todo el plantel tiene características de líder, de hombre de pegar un par de gritos dentro de la cancha como para ordenar y no esperar que todo llegue desde afuera. En el resto del plantel no hay. ¿Y entonces? Me quedo con el vaso lleno y sigo creyendo. Faltan 15 puntos y River sigue ahí.