No cumplió con las expectativas

Leonardo Ponzio fue el protagonista de River en la previa del Superclásico, se esforzó por llegar pero terminó dando ventajas en lo físico. En el segundo tiempo salió por precaución.

Algo queda claro: Ponzio jugó porque el rival era Boca. Si el partido de este fin de semana era contra otro equipo, el capitán hubiera esperado una semana más. Pero Leo se esforzó para llegar al clásico y el resultado no fue el esperado.

Aunque en la previa Ramón jugó al misterio sobre la posición que iba a ocupar el volante, Ponzio se paró bien cerquita de Ledesma, pero se mostró demasiado errático en los pases y regaló muchas pelotas en la mitad de la cancha. Desconocido.

No hizo falta que pasaran varios minutos para darse cuenta que el volante no estaba al 100% desde lo físico. Y a los 11 del segundo tiempo se dio lo que se esperaba: Ramón hizo ingresar a Cirigliano para no arriesgar al capitán de cara al futuro. En la semana se sabrá cómo terminó el partido y si esta vez sí cumplirá al pie de la letra su recuperación luego de un desgarro.

Lo cierto es que esta tarde, Ponzio, como River, no cumplió con las expectativas.