Un grito que esperó dos años

Gracias a la benevolencia de Néstor Pitana y la efectividad de Manuel Lanzini, River rompió una sequía de casi dos años sin convertir de penal en Primera División.

Hacía ¡28 fechas! que no le cobraban un penal a favor al Millonario en Primera. El último había sido ante Belgrano por la primera fecha del Torneo Inicial. En aquel entonces, Rogelio Funes Mori remató por arriba del travesaño y desperdició la chance de empatar el encuentro ante los cordobeses.

Hay que remontarse hasta el 30 de abril de 2011 para encontrar el último penal convertido. En esa oportunidad, y por esta vía, Mariano Pavone dio cifras definitivas ante Racing, en el Cilindro de Avellaneda.

Ese encuentro resultó ser trágico y, poco a poco, se taparon sus deudas. Ya se quedó a mano con las victorias (después de esa victoria, River estuvo un año sin sumar de a tres en Primera y lo volvió a hacer el año pasado, por la segunda fecha del Torneo Inicial) y con los Clásicos, ya que ese encuentro inauguró una racha de siete sin ganar (hace dos fechas mató ese antecedente, precisamente con el equipo de Luis Zubeldía).

Imagen: Nicolás Aboaf