3G

River volvió a la victoria y lo hizo como manda la historia. Hernán Castillo lo repasa en su nueva editorial.

Repasen. Tomense un minuto nomás y vayan a la última editorial. Ahí les decía lo que significan las 3G en River. Eso que en otros clubes necesitaría un diccionario para buscar explicaciones y que acá sale solito. Ganar, Gustar, Golear. Está claro que River no goleó ante Racing, fue apenas 2 a 0, pero ahí está el camino. Bien marcado. Ese primer tiempo de River invita a creer. Con juego, rotación, toque, desbordes, gol y mucho juego. Ese es River, el de las 3 G, por más que hayan salido sólo 2.

Y, siguiendo el repaso de la anterior editorial, allí se destacaba la falta de juego en el equipo ante la ausencia de un enganche. No es casual: El juego apareció de la mano de Manuel Lanzini, un enganche. De a ratos, con pinceladas, pero con apariciones importantes. Haciéndose eje y parte clave del funcionamiento. Y entonces sale un pensamiento de inmediato: hay que bancarlo. Darle de acá al final del campeonato. Todos los partidos eh. Todos. Porque no hay enganches en el fútbol argentino. Porque hace falta ese tipo de jugadores y no hay demasiados. Y uno ve tantos otros que tienen una y mil oportunidades que vale la pena darle la chance a este pibe, que mostró buenas jugadas. Sé que alguno dirá que es demasiado esporádico y que muchas veces no toma decisiones como para definir jugadas. Es verdad. Pero seguramente eso pasa por la confianza que le falta. Y esa confianza la tendrá cuando se le den partidos, como el de Racing. Con ese gol a lo Pipino Cuevas que todos palpitamos desde la corrida que arrancó en la mitad de la cancha.

Ahora viene Arsenal y Leonardo Ponzio está para volver. El es sin dudas de los jugadores más importantes del equipo, y habrá que buscarle la función exacta para que no se choquen con Lanzini a la hora de armar el juego. Mejor que lo arme éste último y que el santafecino corra y meta como siempre. El juego es de Lanzini y ahora la historia de River debe bancar a un 10, a un enganche. Vale la apuesta. Hay que jugársela.

Aparte, hablo un toquecito de Balanta. El puede jugar el 25% de la temporada porque no tiene contrato profesional y si juega más que ese porcentaje ocupará un cupo que hoy River no tiene libre por lo que el club quedaría en falta. Son 9 partidos. Ya estuvo ante San Lorenzo (no entró pero firmó planilla) y contra Racing, le quedan 7. Se viene la novena fecha, por lo que podría ser titular hasta la decimoquinta. Sé que parece apresurado. Pero el pibe tiene pasta. Ojalá siga él. El que está afuera es Bottinelli así que no se pierde nada. Y en el medio puede recuperarse Román y hasta Maidana. Vale bancarlo.

Las 3 G tienen historia en River. En este partido salieron 2. Si llega la tercera será un golazo. Algo bárbaro en épocas flacas. Por lo pronto ya no solamente se gana. También a veces se juega bien. Y eso vale un montón.