A terminar con la mala racha

Siete partidos, siete historias diferentes. Más allá de los merecimientos y demás subjetividades, el número alerta e invita a la reflexión: River no ganó ninguno de los últimos siete clásicos. La última fue precisamente ante Racing en Avellaneda.

Son esos partidos que llevan el rótulo de ‘especial’, encuentros que marcan un hito en el campeonato. Y River, un especialista en esos menesteres, hace casi dos años que no sonríe en enfrentamientos directos antes los otros ‘grandes’.

El pie de Mariano Pavone, de penal, entregó el último festejo. Fue 1 a 0 el sábado 30 de abril de 2011 en Avellaneda, ante Racing. Desde ahí, se acumularon siete encuentros sin triunfos con cuatro empates y tres derrotas. Por eso, volver al lugar de la última sonrisa y enfrentar al rival que más distancia le saca en el historial, alienta a quebrar la mala racha.

Desde aquella victoria, Millonarios y Académicos se vieron frente a frente una sola vez. Fue en el Torneo Inicial y el visitante se llevó una sonrisa del monumental gracias al tanto de Matías Cahais.

San Lorenzo fue el equipo que más veces enfrentó al Millonario en ese período, con dos empates (1 a 1 y 0 a 0) y una derrota, la de la cuarta fecha de este torneo. Con Boca acumula un empate (2 a 2 en el Torneo Final) y una derrota (2 a 0). E Independiente sólo ostenta una igualdad por 2 a 2.