A terminar con la malaria

River no gana un clásico por campeonatos locales desde la victoria 1-0 ante Racing en Avellaneda, el 30 de abril de 2011. El domingo, ante San Lorenzo, el equipo de Ramón buscará romper con esta racha que ya lleva seis encuentros sin triunfos.

Dicen los que saben que los clásicos marcan para qué está un equipo. En teoría, los conjuntos denominados ‘grandes’ deberían vencer a los ‘chicos’ pero, para pelear un campeonato, deben superar principalmente a los que están a la par, algo que a River le viene costando en los últimos años.

En campeonatos locales, el conjunto ahora dirigido por Ramón Díaz lleva seis partidos consecutivos sin conseguir los tres puntos ante Boca, San Lorenzo, Independiente y Racing.

Precisamente el último festejo fue ante la Academia, cuando en la soleada tarde del 30 de abril de 2011 el entonces equipo conducido por Juan José López derrotó al de Miguel Ángel Russo por 1-0, con un tanto de Mariano Pavone de penal.

En lo que restaba del campeonato, al Millonario le tocó perder el Superclásico en la Bombonera 2-0, con goles de Juan Pablo Carrizo (en contra) y de Martín Palermo, y empatar 1-1 con San Lorenzo de local, con otro error del por entonces arquero riverplatense.

Tras el paso por la B Nacional, ya con Matías Almeyda en el banco, el primer clásico fue frente al Ciclón, en el que resultó un aburrido 0-0 en el Monumental. Cuatro partidos después, Matías Cahais le dio la victoria a Racing en el Monumental, que también fue testigo del empate frente al Boca de Falcioni 2-2 gracias al agónico gol de Walter Ervitti.

Para cerrar el ciclo de clásicos, River e Independiente empataron 2-2 en Avellaneda, en el que fue el último partido de Almeyda como técnico.

El asterisco a esta racha se da en la Copa Argentina: por los cuartos de final, el Millonario derrotó 2-0 a San Lorenzo con goles de Daniel ‘Keko’ Villalva y Rogelio Funes Mori, en una noche donde los dos equipos jugaron con mayoría de suplentes.

Eso sí, en la ronda siguiente, nuevamente se cayó derrotado con Racing, esta vez por penales, tras haber empatado sin goles en los 90’.

El domingo, ante su exclub, Ramón Díaz buscará terminar con esta malaria que carcome la historia riverplatense que, a excepción de contadas ocasiones, siempre tuvo a River arriba.