Sin brillar, Ponzio volvió y eso ya es importante

Le costó. En su regreso a la titularidad, Leonardo Ponzio sufrió más de la cuenta para sostener el mediocampo. Sin embargo, se hizo cargo de la pelota cuando el resultado era desfavorable y marcó los tiempos para buscar la remontada.

Se había notado su ausencia ante Estudiantes. La expulsión ante Belgrano lo había dejado sin poder debutar en el Monumental y, tras purgar la fecha de suspensión, tuvo altibajos contra Tigre.

“Quizás fue un error mío el de pedirle que se tire bien adelante en la primera mitad”, sintetizó Ramón Díaz en la conferencia de prensa. Y, con el partido todavía tibio, parece haber sido así. El volante santafacino quedó a destiempo de la jugada en toda la primera mitad. Cuando fue a presionar, su presencia se desvaneció con las paredes del rival. Y cuando esperó sufrió para remontar la cancha. A pesar de ello, se las ingenió para habilitar a Mora en una oportunidad y, de pelota parada, casi abre el marcador.

En el complemento se vio su mejor versión. Es que, la importancia de Ponzio no se acaba con la pelota al pie. Cuando hay que sacar la cara por el equipo, él es el primero en aparecer. Y así fue después del gol del visitante. Raspó en el medio y colaboró en la gestación de juego. Con el ingreso de Rojas, se reservó la primera de las funciones y fue un frontón para cada contra del rival.

Todavía le falta. Hoy sumó su primer partido completo en el campeonato -con Belgrano fue expulsado al minuto del complemento-. Sin embargo, está. Y eso contagia de ganas y seguridad a sus compañeros.