“El jugar con otro cinco me da más posibilidades”

En su regreso, Leonardo Ponzio contó que se siente más cómodo jugando hoy que a lo largo de su carrera y le agradeció a los hinchas el cariño que le tienen: “Nunca he vivido que la gente coree mi nombre. A pesar de no haber nacido en River, pude adaptarme a su paladar exigente”.

Su vuelta generó polémica. La imagen que había dejado Leonardo Ponzio en su ciclo anterior en Nuñez no había sido la mejor. Sin embargo, se adaptó perfectamente a lo que quería Matías Almeyda, y rápidamente se transformó en capitán y figura del equipo.

Hoy, a pesar de que la cinta la lleva David Trezeguet, Leo sigue siendo uno de los referentes en el vestuario: “Desde el primer momento, los más grandes tuvimos diálogo directo con Ramón. Ahí escuché cosas positivas que pensaba de mí, y eso nos favorece. Ahora tenemos que devolverle la confianza, y con el correr de los partidos nos vamos conociendo y fortaleciendo más”, sostuvo en El Superclásico (AM 950).

También destacó la importancia de Emiliano Díaz en la relación cuerpo técnico – grupo: “Siempre insistí con que el lazo entre el DT y los jugadores es un profe y no un ayudante de campo. Pero el caso de Emiliano es diferente, porque tiene nuestra edad y se acerca constantemente a ver cómo estamos. Agarró ese papel para que lo que nos molesta se lo podamos decir y se pueda cambiar”.

Sin embargo, el Ponzio que hoy es figura no siempre jugó así, y él mismo destaca su evolución con el correr de los años: “Cambió mucho mi juego a lo largo de mi carrera. Hoy me siento más libre, con más posibilidades. Eso también me lo da el jugar con otro cinco más atrás. El poder estar unos metros más arriba, acercarme más a los delanteros, y tal vez eso genera un fútbol más vistoso y rentable”.

Además, el hombre que vuelve tras su suspensión, agradeció a la hinchada el cariño que le tienen: “Nunca he vivido que la gente coree mi nombre. No puedo pedir más que ser reconocido en un club tan grande como River y recibir ese cariño. Hoy me siento valorado y respetado, e intento devolverlo dentro de la cancha. Mi agradecimiento es hacia ellos, porque a pesar de no haber nacido acá, me pude adaptar a un paladar tan exigente como el de la gente de River”.

Y sueña con el Mundial de Brasil 2014: “La ilusión la tengo, pero con este entrenador no jugué ningún partido, esa es mi cuenta pendiente. Mi prioridad es River, y el poder rendir acá me va a llevar a la Selección”.