Debut Monumental

Hace 47 años, en un estadio a pleno, River Plate hacía su debut absoluto por Copa Libertadores. Con goles de Sarnari y Bayo, derrota dos a uno a Boca Juniors.

La Copa Libertadores de América se instauró en el año 1960, bajo el nombre de Copa de Campeones de América. Tal como rezaba el nombre, solo los campeones de sus respectivos países participaban del certamen continental. Esta condición fue modificada hacia fines de la temporada 1965, cuando se determinó que los subcampeones también tuviesen el privilegio de obtener una plaza en el torneo.

Por esas casualidades del destino, el rival a vencer en aquella noche del debut fue nada más y nada menos que el clásico rival. Justamente habían sido ellos quienes, dos meses atrás, le habían arrebatado al Millonario el Campeonato de 1965 cuando, en la fecha 32, se impusieron 2-1 en la Bombonera. Ese punto fue el que sentenció que los de la ribera se consagrasen campeones con 50 puntos, tan solo uno más que los obtenidos por River. Fue por ello que este partido significó también una especie de revancha para los dirigidos por Renato Cesarini.

Ante más de 60 mil personas, la banda salió al campo de juego con: Amadeo Carrizo, Juan Carlos Guzmán, Abel Vieytes, Alberto Sainz, Daniel Bayo, Roberto Matosas, Luis Cubillas, Juan Sarnari, Pedro Prospitti, Daniel Onega y Jorge Solari. Del otro lado, dos viejos conocidos de la casa: Norberto Menéndez y Néstor “Pipo” Rossi.

El encargado de quebrar el cero fue Sarnari, que a los 35 minutos puso en ventaja a River. Antes de que finalice la primera etapa, Bayo estiró la brecha a cuatro minutos del descanso. El descuento boquense llegó a los 61 del complemento, de la mano de Alfredo Rojas.

Este memorable debut fue el anticipo del gran nivel que luego iba a mantener a lo largo de toda la competencia. River lideró aquel grupo 1 de punta a punta y solo cayó derrotado en el último partido, cuando se llevó a cabo la revancha con los muchachos de azul y amarillo. Los demás integrantes del grupo, fueron Universitario, Alianza Lima (Perú), Deportivo Italia y Lara, ambos de Venezuela.

Luego, en la segunda fase, el Millo compartió grupo con Independiente, Guaraní (Par.) y, otra vez, Boca. En esta ocasión, hubo empate en el Monumental y una nueva derrota en La Boca. De todas formas, el primer puesto y el pasaje a la final, fue para los de Núñez.

Sin extendernos mucho en el suceso que tuvo lugar el 20 de mayo, Peñarol se quedó con el galardón tras remontar un 0-2 en el desempate jugado en Santiago de Chile.  El partido finalizó 4-2 para los uruguayos y así culminó River su primera participación en el certamen.