Ningún Rey por acá

Un día como hoy, pero de 1962, River Plate se vistió gala y derrotó por 2 a 1 al mítico Santos de Pelé. En un Monumental repleto, la hinchada celebró lo que significó la primera victoria, en el primer encuentro, ante el equipo de O Rei.

A pesar de estar atravesando una época negra en la historia, River conseguía buenos resultados en amistosos internacionales. En 1961 le ganó al Real Madrid (3-2) de Alfredo Di Stéfano y a la Juventus (5-2) de Enrique Omar Sívori. Luego, un año más tarde, consiguió la antes mencionada victoria ante, quizás, el mejor equipo brasilero de la historia.

Esta victoria fue una de las tres que consiguió a lo largo de los nueve enfrentamientos ante el Santos de Pelé, pero con la particularidad de haber sido la única en tierras argentinas y, además,  en nuestra casa, el Monumental. El historial indica seis derrotas y tres victorias ante aquel fenomenal equipo.

El partido correspondió al Torneo Internacional de Buenos Aires, en el que también participó Racing Club. Antes del choque entre el millonario y el Santos, este último derrotó 8-3 a los de Avellaneda. Luego, completaron el certamen los equipos argentinos en un encuentro que finalizó igualado en uno.

River formó aquella noche de 6 febrero con: Carrizo, Sainz, Delgado, Varacka, Etchegaray, Pando, Cap, E. Onega, Villagarcía, Artime y Roberto. Mientras que los paulistas saltaron al campo de juego con: Laercio, Lima, Olavo, Decio, Zito, Formiga, Dorval, Mengalvio, Coutinho, Pelé y Pepé. El primer tiempo fue todo de River. Según los presentes, una de las mejores actuaciones de un equipo riverplatense en la historia. La gran figura de la jornada fue, cuando no, Amadeo Carrizo, que realizó una soberbia tarea a lo largo de los 90 minutos. El equipo se fue al descanso con un marcador de 2 a 0. Los goles los anotaron Ermindo Onega y Martín Pando para el equipo de Pipo Rossi, mientras que Decio descontó para los brasileros en el tiempo complementario.

Ese año 1962 no fue uno más en la carrera del astro brasilero. Es que con el Santos se coronó como bicampeón del Brasileirao, tricampeón de la Copa de Brasil, campeón de América (la actual Copa Libertadores) y campeón del Mundo. Además se consagró con la Selección de Brasil en el Mundial realizado en Chile. Estos hechos posteriores al partido que hoy se recuerda, le brindaron sin dudas más valor a este hito que River, aún en las malas, se permitía lograr.