Trezeguet, a destiempo

David tuvo dos chances para meterla, pero ni siquiera llegó a pegarle al balón. Sumó 35 minutos, metió su penal en la definición, pero aún está lejos de su mejor forma.

Ramón Díaz había avisado que David Trezeguet iba a tener un buen rato en el Superclásico. Y así fue. El Pelado cumplió. Le dio 35 minutos que el francés no supo aprovechar.
Iban 10 minutos del segundo tiempo cuando ingresó por Funes Mori. Con sus típicos movimientos de pivote, los cuales los jóvenes debieran aprender, David estuvo lejos de su forma donde más cómodo se siente: en el área.

Primero recibió un pase filtrado de Mauro Díaz, pero no pudo enganchar bien el balón y la tiró lejos. Luego quedó a contramano en un centro desde la izquierda. Y en el final no llegó a conectar una asistencia de Lanzini.

En la definición por penales, le rompió el arco a Ustari: violento derechazo al medio. Sin dudar.

Ahora, es el turno que River recupere al jugador más influyente que tuvo el año pasado. Lo necesita. Pero mejor…