Una visita oficial para felicitar y planificar

Cuando bajó el fervor por la visita de los hinchas al entrenamiento, cuando los músculos estaban descansados y se aproximaba la cena, Daniel Passarella visitó la concentración de River en el hotel de Tandil, felicitó al plantel por la victoria en el Superclásico y se reunió aparte con Ramón Díaz. ¿El motivo? Los refuerzos…

El hall del hotel donde River se aloja en esta pretemporada recibió la sonrisa blanca del máximo dirigente Millonario. Como no pudo estar en Mar del Plata por motivos personales, Passarella viajó a Tandil para felicitar al equipo por el triunfo en el primer ‘chico’ ante Boca. Luego, puertas adentro, el rictus cambió.

A 20 días del comienzo del Torneo Final, Leonel Vangioni es la única incorporación para el campeonato venidero. Lejos están las promesas vertidas en la asunción del DT. En el día en que parece haberse caído definitivamente la chance de contar con Jonathan Fabbro, el enganche que pidió Ramón después que Aimar y D’Alessandro se negaran a regresar, el presidente se reunió con el entrenador para encauzar el camino de las negociaciones.

Los nombres aún permanecen cerrados bajo cuatro llaves. En la conferencia previa al choque con Boca, el riojano habló de un plan B (que a esta altura es el plan “D”) y a las luces de su necesidad es momento de ir tras él. Lo que pidió es experiencia y el único que aparece en el horizonte para ocupar el puesto de enganche es Mauro Díaz.

Por otra parte, el Presidente le confió al técnico que, más allá de las demoras, cree en poder cerrar esta semana la contratación de Juan Manuel Iturbe. A esta altura de las circunstancias, un caramelo para un paladar que viene amargado por no engancharse.