“Los que no piensan igual quieren mi lugar”

El presidente se defendió de las críticas, sostuvo que habrá un cambio de política en cuanto al “manejo con el periodismo” y atacó a la oposición: “Hacen que canten en mi contra”.

Que River es un club politizado, todos lo saben. Que algo tan importante como negativo como un descenso marca un período dirigencial, es innegable. Sin embargo, Daniel Passarella apuntó directamente al sector opositor a la hora de hacer la autocrítica.

“Hay mucha gente mandada a actuar en los eventos de River, hacen que canten en contra mío, que digan que soy de Boca… Nunca un jugador transpiró tanto ni quiere tanto al club como yo. El único deseo de la gente que piensa diferente es sentarse donde estoy yo, pero nunca transpiraron ni un soquete por River”.

A la hora de hacer autocrítica, se refirió principalmente a su relación con el periodismo: “Fracasamos con la prensa. El no transmitir las cosas que hicimos en el club nos perjudicó. Por ejemplo, las canchas sintéticas del club son las mejores del país, pero no se sabe por un error nuestro. Ahora vamos a cambiar esa política”.

Lejos de negar que la llegada de Ramón se debió a una decisión política, justificó: “Dije que en algún momento de mi mandato iba a ser el técnico de River, solamente que el club no estaba a la altura de las consecuencias para traerlo, pero el hincha lo quería”.

También aclaró su relación con Julio Grondona, a quien le pidió la renuncia antes del descenso: “Hoy estoy más cerca de él. Nunca me olvido de la gente que me ayudó, y sería muy triste para el fútbol argentino pensar que fue Grondona el que nos mandó a la B”.

“Tengo un carácter bastante particular, y eso a veces hace que escuche poco a la hora de tomar decisiones, pero lo intento cambiar. Este es un momento en el cual tenemos que unirnos todos los riverplatenses para que el año sea lo mejor posible y salir campeones”, cerró.