Con el crédito recortado

David Trezeguet arranca 2013 con dudas en lo físico, sin la titularidad asegurada y con el público mirándolo de reojo. Mientras, tiró paredes con Tinelli.

Hace unos meses, Pasión Monumental osó preguntar si David Trezeguet era ídolo de River. La enorme influencia que tuvo el francés en el segundo tramo del paso por el ascenso hizo que el sí prevaleciera en aquella encuesta. Hoy el panorama cambió. Muchos de los que pusieron a Trezeguet a la altura de los más grandes ya no piensan lo mismo. Otras compulsas de esta web así lo comprueban.

Antes del final de 2012, este sitio preguntó quién había sido el mejor futbolista millonario del año y apenas el 11% votó a Trezeguet, que quedó detrás de Ponzio y Mora. Y eso que el uruguayo jugó apenas seis meses con la Banda. Luego, cuando al hincha se lo consultó sobre quién debe ser el capitán del equipo de Ramón, solo el 15% eligió a quien fue elegido por sus compañeros luego de las salidas de Cavenaghi y Domínguez. Ahora, sin Almeyda y con otro Pelado, el dueño de la cinta también será votado por el plantel y Ponzio es el candidato a llevarla.

Son datos que, claramente, muestran que el crédito con Trezeguet no se agotó sino que está recortado y que el próximo semestre será clave para saber cómo termina -o sigue- su historia en Núñez.

Mientras, el francés disfruta sus últimos días en Punta del Este. Y si bien el doctor Giulietti le dio un programa de trabajo para recuperarse de su lesión en el tobillo, David tiró paredes con Marcelo Tinelli. Ya pasó días de vacaciones con sus hijos en Dubai, un tratamiento en aguas termales y la visita a sus amigos uruguayos (Montero, O Neill, entre otros), con los que compartió algunas veladas.

El viernes ya estará a disposición. Sin la titularidad asegurada y con el público de reojo, Trezeguet vuelve a ser protagonista. Aún cuando la banca de la gente haya caído.