El Tri-tri

Hace 15 años, el inolvidable River de Ramón que tenía a Francescoli como líder empata en 1-1 con Argentinos Juniors, en cancha de Vélez, y se consagra tricampeón del fútbol argentino por tercera vez en su historia. En el Riachuelo no se consigue.

El Torneo Apertura de 1996 lo resuelve en el Monumental, a una fecha del final, derrotando por tres goles a cero a Vélez Sarsfield. El Enzo sale lesionado en el segundo tiempo, cuando el partido todavía se encontraba igualado en cero, y en su lugar ingresa Marcelo Salas.

El Chileno anota dos golazos y define el título para River. Sobre el final, Monserrat pone cifras definitivas al encuentro y desata la alegría.

Al año siguiente, también contra Vélez, pero en el estadio José Amalfitani, consigue el bicampeonato. El Príncipe anota dos golazos para coronarse a una fecha de la finalización del torneo.

El 21 de diciembre de 1997, cuando habían pasado apenas 72 horas del partido contra San Pablo en el Monumental, en el que el Millonario se había coronado en la Supercopa, River tiene que enfrentar al Bicho en la cancha del Fortín. “¡Le queremos ganar el campeonato a Boca!”, exclamó Ramón Ángel Díaz minutos después de haber conseguido el título continental.

River llegó con 44 puntos a esta última fecha. Boca, su más próximo seguidor, acumulaba 41. El equipo de Ramón necesitaba de un empate para salir campeón sin depender de otros resultados. El Millonario comenzó ganando con gol de Salas, pero luego se lo empataron. Los de la ribera golearon 4-0 a Unión, pero se quedaron con las ganas.

Aquella tarde también fue testigo de otro hecho trascendente en la historia de River y del fútbol argentino: el último partido de Enzo Francescoli con la camiseta de River. El Príncipe se retiró con todos los laureles.

De esta manera, el equipo del riojano emuló los tricampeonatos conseguidos en 1957 y 1980, e impuso una marca que nadie ha podido igualar aun: tres veces tricampeón.