La gran fiesta del Burrito

Ariel Ortega tuvo su partido homenaje en el Estadio 23 de Agosto de Jujuy. Con un gran partido junto a Enzo Francescoli, tuvo la despedida que se merece. ¡¡¡Y a estadio lleno!!!

Bajo un importante marco de gente, el último ídolo de la historia de River tuvo su homenaje junto a un grupo de amigos, quienes se enfrentaron en un entretenido partido amistoso a glorias jujeñas.

La primera etapa finalizó 2 a 1 en favor de los locales, que se adelantaron con goles de Fabián Gónzalez y Mario Lobo. Un minuto más tarde del segundo tanto, llegó una gran jugada colectiva entre Ramón Medina Bello y el Burrito, que con toques sutiles en el área, hicieron que Ariel quedase solo mano a mano con el arquero Campi para sellar el descuento.

En el complemento, el mismo Ortega usó su mística de potrero para levantar una pelota por sobre un defensor del rival que la tocó con la mano y Héctor Baldassi cobró penal y él mismo lo cambió por gol para poner el 2 a 2.

Un minuto más tarde, Marcelo Gallardo aprovechó un mínimo empujón en el área, y con mucha picardía, hizo que Baldassi vuelva a cobrar otro penal para los Amigos de Ortega. El Burrito, en un acto muy emotivo, le cedió el penal a Enzo Francescoli. Pese a que en un principio se negó a patearlo, el uruguayo facturó y colocó el 3 a 2 definitivo.

A los 27 minutos, Ramón Díaz lo mandó a llamar para que la lluvia de aplausos invadiera el Estadio 23 de agosto. Baldassi dio por finalizado el partido y el Burrito recibió el cálido abrazo de todos los jugadores presentes y el gran afecto de todo el público que se acercó hasta la cancha de Gimnasia y Esgrima Jujuy.

¿Cómo formó el equipo de Ortega? Marcos Gutiérrez; Hernán Díaz, Lobo, Guillermo Rivarola, Pablo Lavallén: Roberto Monserrat, Maisterra, Marcelo Gallardo; Francescoli; Ariel Ortega y Ramón Ismael Medina Bello.

Sin lugar a dudas, una noche inolvidable para el último ídolo de River, en su tierra y ante su gente.

Foto: Olé