Los sueños del Pelado

Ramón Díaz arrancó exigente con los refuerzos. Quiere romper el mercado con D´Alessandro y Demichelis. ¿Podrán darle el gusto los dirigentes? 

Ramón Díaz tiene una costumbre: en los equipos que dirige le gusta rodearse de futbolistas que haya dirigido. Actualmente, en River sólo conoce a Jonathan Bottinelli (terminaron mal en San Lorenzo), Cristian Ledesma (la rompió en el campeón 2002) y Walter Acevedo (titular en la Libertadores 2008 en el Ciclón). Pero para el equipo versión 2013, el Pelado quiere pegar un golpe de efecto, algo que sacuda la modorra. Y, claro está, son jugadores de la casa, del riñón y que dieron sus primeros pasos con la Banda de la mano del riojano.

En la charla que tuvieron en la casa de Passarella se tiraron algunos nombres arriba de la mesa. Y Ramón fijó prioridades: Martín Demichelis y Andrés D´Alessandro. ¿Hay chances? ¿Podrán venir? ¿River cuenta con dinero para sumar a dos figuras que ganan muy bien en el exterior?

“Voy a volver en junio de 2013″, anticipó Micho, titular en el Málaga, donde se le vence el contrato justamente en la fecha que él prometió su regreso. ¿Podrá adelantarse todo? Pinta difícil, ya que va a disputar los octavos de final de la Champions League con el sorpresivo equipo de Pellegrini.

¿Y el Cabezón? Si bien tiene contrato hasta 2015 en Inter y alguna vez dijo que su idea es quedarse hasta el último día de su vínculo, hace unos días protagonizó un cruce con hinchas Gaúchos y las dudas sobre su futuro crecieron, aunque los medios brasileños coinciden que se quedará. A diferencia de otras veces, lo de D´Alessandro hoy es un ni. A esperar.

Por las dudas, como alternativa, surgió el nombre de Ricardo Alvarez, el ex volante de Vélez. Como adelantó Pasión Monumental hace unos días, el actual Inter de Italia no tiene lugar y fue Alejandro Sabella quien le aconsejó a Passarella que lo sume a River para que no pierda ritmo de competencia y se potencie a un año y monedas del Mundial.

Alvarez recibió sondeos de varios clubes europeos y la billetera no está gorda como para sostener un contrato europeo.

Por ahora, son solo sueños los de Ramón. El tiempo dirá si se hacen realidad.