El más campeón

Aquí, todas las vueltas olímpicas que dio Ramón en River, transformándose en el más ganador de la historia. El contexto es diferente al de los años dorados, pero… 

El primer título que Ramón Díaz logró en River fue la Copa Libertadores 1996, un título que fue esquivo en todas las ediciones siguientes. Fue el torneo que lo confirmó como técnico luego de un primer año cargado de dudas y de burlas por su aspecto exterior. Lo cargaban en el programa de Tinelli. Desde cómo se vestía hasta porque dejaba la boca abierta varios minutos después de gritarle a un jugador. Hasta se decía que dirigía a River porque era amigo del presidente Carlos Menem.

De a poco, el Pelado se metió a la gente en el bolsillo. El River del Apertura 96 dio cátedra de fútbol, con Francescoli como bandera y Ortega aportando toda su magia. No era el mismo cuadro que el de la Copa: tenía más brillo, era más acorde al paladar negro histórico. Ese equipo estuvo a nada de ganarle la Intercontinental a la Juventus, pero no pudo y fue superado.

En el 97 consiguió el tricampeonato, también de galera y bastón, y se llevó la Supercopa en su última edición. ¡¡¡River ganó dos títulos en cuatro días!!! Sus diferencias con Enzo existieron siempre, pero los dos tiraron para adelante y llevaron al club a la gloria. Cómo olvidar aquel once conformado por Burgos; Hernán Díaz, Celso Ayala, Berizzo, Sorín; Monserrat, Astrada, Berti; Gallardo; Salas y Francescoli.

El 98 fue un año de transición, la era post Enzo. Se fueron algunos históricos y Ramón empezó a darle cabida a los pibes. Saviola y Aimar fueron las estrellas del campeón del Apertura. El “Ramón gana solo porque tiene figuras” estaba quedando demodé.

Más lo fue luego de ganar el Clausura 2002, su última vuelta, la séptima, una más que un tal Angelito Labruna. En el medio se había ido peleado con Dávicce y Pintado. Ahora era Aguilar quien le ponía el final a la historia de Ramón en Núñez. Más de diez años después, Passarella cedió, pensó en la gente, hizo política y River ya no se quedó Pelado.