Se va con otra contradicción

Matías Almeyda confirmó este mediodía que quería despedirse ante Lanús, pero en menos de dos horas cambió el discurso y ahora no estaría en el banco el próximo domingo.

Las contradicciones fueron un sello distintivo del ciclo Almeyda en River. Durante su mandato, el Pelado cayó en discordancias muchas veces difíciles de comprender y su última decisión no desentonó.

En horas del mediodía, el Pelado y su cuerpo técnico se juntaron en la casa de Passarella a ultimar los detalles de una salida anunciada. Cuando finalizó, el (ex)DT dejaba en claro que su intención era estar en el banco ante Lanús: “Después del domingo dejo de ser el técnico de River”, declaró.

Sin embargo, algo pasó en el medio y ahora su salida sería aún más anticipada. Finalmente, Almeyda no estará presente ante el Granate y hoy sería su última práctica al frente del equipo. Aunque el deseo del entrenador era despedirse de la gente, desde su entorno le habrían hecho cambiar de opinión. El interinato estaría al mando de Gustavo Zapata, actual entrenador de la Reserva.

Hasta último momento, el DT fue fiel a sus cambios de discurso. Lo cierto es que aunque más temprano todo parecía indicar que iba a estar presente en el Monumental, ahora ya es una certeza que el de Independiente fue su último partido. Todo muy desprolijo.