“Me voy con dignidad”

Matías Almeyda brindó su última conferencia como técnico de River y destacó que fue en buenos términos. “Se complicaba trabajar de esta manera”, dijo sin entregar precisiones ni nombres propios. 

Con los ojos llorosos, el Pelado habló por última vez como técnico de River. Intentó mostrarse firme desde el discurso, aunque dejó algunas frases tan sinceras como polémicas.

“Creo en el diálogo y así terminé mi vinculo con River, con cosas positivas, negativas, con otras por mejorar, pero con la tranquilidad de haber dejado hasta la última gota de sudor sin interés alguno. Con respeto al hincha, a los jugadores y a la dirigencia que me dio la chance de ser entrenador en un momento complicado. Estoy muy contento de haber devuelto a River en la A”, arrancó.

Y siguió con una mirada particular de su paso por River: “Me voy tranquilo porque estamos fuera del a zona de descenso. Reconozco que hubo partidos que River no jugo a la altura de su historia. Hubo cosas extrañas que hicieron que tengamos que dar un paso al costado”, aclaró.

Además, se mostró dolido por el trato que recibió y tiró un palito con destinatario desconocido, aunque pueda suponerse fácilmente: “Los nombres están por debajo del escudo. Todo el resto ya lo hablé, no voy a ser esa parte que tira mierda y se va. Estoy dolorido porque fue un año de sacrificios. Desvalorizaron mucho mi labor. Soy humano, dejé parte de mi vida en esto”.

Por otra parte, destacó que el balance no es negativo y se mostró agradecido por la posibilidad: “He aprendido a lo largo de todo este tiempo. Hemos luchado por un buen juego a lo largo de 60 partidos, conseguimos 108 puntos de 180. No fue tan malo como se dijo. Si bien tendríamos que tener cinco puntos más y no los tenemos, a veces es difícil. Esta silla la quieren todos, es algo muy lindo dirigir a River, fue un honor, un gusto del cual voy a estar. No tengo nada de que arrepentirme, me voy orgulloso”.

“El saludo con el grupo fue bueno, me puedo retirar de River sin mirar para abajo, puedo mirar a todos los ojos, les dije todo lo que pensé, lo bueno y lo malo, siempre mediante el diálogo. Estoy agradecido a ellos por el compromiso y por aceptar mis decisiones”, continuó.

Por último, dejó la puerta abierta para volver al club: “Como hijo legitimo de esta institución, deseo volver como entrenador y cuando sea más grande como dirigente. No considero que sea el fin mío en el club. Mejoraré para volver a dirigir a River”.