Cada vez más lejos

Para llegar al objetivo de 30 puntos, River deberá ganar los próximos tres partidos, algo que no ocurre desde el arranque de la segunda ronda de la B Nacional. Complicado…

“El objetivo es llegar a 30 puntos”. Desde el regreso a Primera, esa es una de las frases más escuchadas en el mundo River. Dirigentes, cuerpo técnico y jugadores asumieron que la presente temporada sería de transición, de readaptación a la máxima categoría.

Sin embargo, el objetivo (escueto para la historia de un club tan grande) está muy lejos de concretarse. Porque, con el empate de ayer ante Argentinos, para alcanzar la módica suma de 30 unidades, River deberá ganar los tres partidos que quedan en el campeonato: Independiente, Lanús y San Martín de San Juan.

Esto es complicado por el momento que viven algunos de los rivales, y por el presente inmediato de River. El primer rival, Independiente, pelea por evitar el descenso y, a pesar de que llega de 4 partidos sin ganar (3 derrotas y 1 empate), la presencia del Tolo Gallego, un hombre que conoce como pocos al Millonario, siempre es importante.

Después viene Lanús, firme candidato al título, que ganó los últimos 7 partidos, y es uno de los equipos que mejor nivel de juego demuestran en el campeonato.

Por último, San Martín de San Juan. Al igual que el Rojo, los sanjuaninos son rivales directos de cara a la pelea por evitar el descenso, y eso siempre pesa. Además, demuestra ratos de buen fútbol, a pesar de que los resultados en muchas oportunidades no lo acompañen.

Pero el peor rival de River, es River. El equipo de Almeyda no tiene juego colectivo, y se vuelve inimaginable ver ganarlo tres partidos seguidos, algo que ocurrió por última vez en el arranque de la segunda vuelta de la B Nacional, en las victorias ante Chacarita, Independiente de Mendoza y Desamparados de San Juan.

Pasaron ocho meses y 32 partidos desde ese momento. Desde ahora, River deberá repetir esa hazaña (ya, a esta altura, lo es) para poder llegar al mínimo objetivo.

Imagen: Nicolás Aboaf