Allanamiento en el Monumental

Cerca del mediodía, personal de la fiscalía que está a cargo del doctor José María Campagnoli, ingresó al estadio con la órden judicial para recorrer las tribunas. El objetivo: investigar sobre las irregularidades sucedidas en el último Superclásico.

La justicia continúa con la búsqueda de los responsables de que ingresen, en el partido frente a Boca, elementos no permitidos al Monumental. En este caso, fue mediante un allanamiento ocurrido este mediodía en el estadio.

Lo que la justicia intenta determinar es cómo llegaron a la Centenario los tubos de helio para inflar al famoso “Chancho Riquelme”, considerado como un elemento que incitó a la violencia, y los elementos de pirotecnia activados cuando el equipo visitante salió a la cancha.

Igualmente, resulta extraño que el ojo esté siempre puesto en River. Si bien los elementos no ingresaron por obra de magia y tiene que haber responsables, que se haga tanto hincapié en un simpático chanchito hace pensar que el club de Núñez es el blanco preferido para las investigaciones de temas un tanto más superficiales.

Cualquier persona con el sentido común en su sano juicio se daría cuenta que es mucho más importante buscar las causas y los culpables de los incidentes producidos entre la parcialidad visitante y personal de seguridad, que provocaron mucha más violencia que “Riquelme”. El dirigible, de hecho, no dejó a ninguna persona al borde de la muerte.

Pero la realidad no se condice con la lógica. Por eso, los inspectores recorrieron la tribuna Centenario alta y el departamento de socios para recopilar datos que ayuden a la búsqueda. Ahora quedará en manos de la justicia identificar a los culpables y definir, en caso de que corresponda, las sanciones que tendrían el club y el Monumental de cara a los próximos compromisos del equipo.

Sí, todo por un simple chanchito…