Adueñarse de la Mora del olmo

En casi tres años de esta gestión, es más fácil encontrar refuerzos falopa que buenas incorporaciones. En el primer grupo, los que supuestamente no iban a existir, la lista de afiliados es larga como la sábana de diputados: Rodrigo Rojas, Canales, Adalberto Román, Acevedo, Arano, Ballón, Caruso, Bordagaray, Vella, Alayes y Ledesma, por nombrar a algunos. En el otro, lamentablemente, la inscripción es reducida: siendo generosos se puede nombrar a Ferrero, Maidana, Carrizo, Cavenaghi, el Chori (dos que vinieron por decisión propia), Trezeguet, Ponzio y, sin dudas, Mora.

En un River donde las desprolijidades, papelones, desórdenes y errores se repiten a diario, lo de Mora es un acierto inesperado. El dicho “no le pidan peras al olmo” le cae perfecto a Passarella y compañía. Pero al menos, entre tantas pálidas, no embocó una pera sino una Mora. El uruguayo llegó en silencio y ahora hace retumbar al Monumental. Almeyda decía que no necesitaba un delantero, que se arreglaba con Trezeguet, Funes Mori, Villalva y Vila. Por suerte, no le hicieron caso. Mejor ni pensar qué hubiera sido de su equipo sin el aporte del uruguayo, quien en un puñado de partidos se transformó en la figura y goleador del plantel.

Ahora, los dirigentes deben dar el segundo paso para que este pleno no termine siendo una apuesta pasajera. River tiene opción una opción para comprar el pase del Pulga. Son 3,5 millones de euros y a pesar de que Passarella anunció un superávit mayor a 17 millones de pesos, en Núñez dicen que hoy no hay plata para pagarle a Benfica y adueñarse del charrúa. De hecho, la semana pasada estuvo por el Monumental el abogado del club portugués (River todavía le debe dinero por el préstamo) y el presidente le sugirió estirar la cesión por seis meses más. El no rotundo fue automático. Es lógico: si el Kaiser no aprovecha el precio de oferta que arregló para comprarlo en el momento de la incorporación, atrás ya vienen unos cuantos clubes que quieren sumar al delantero en sus filas.

Es cierto que no hay apuro porque el préstamo es hasta el final de la temporada y quedan más de siete meses para que River reúna ese monto y termine con todas las especulaciones. Si pagó 3 millones de dólares por Adalberto, 2.500.000 por Acevedo o casi 2 millones por apenas el 60% de Bottinelli, sería una locura más que dejen escapar a Mora porque no llegan a juntar 3,5 millones de euros…