Pan para hoy…

En un partido flojo desde lo futbolístico, River le ganó 2-0 a Unión, con doblete de Rodrigo Mora, y sumó tres puntos fundamentales para engrosar el promedio. Igual, el rendimiento sigue preocupando.

El equipo tenía la chance de reivindicarse después de tres partidos sin ganar. Enfrente se le presentaba una oportunidad única: jugar con el último equipo de la tabla y que todavía no ganó en lo que va del torneo. Pero a pesar de que los tres puntos quedaron en casa, el nivel futbolístico no fue el que se esperaba.

En el primer tiempo, el porcentaje de posesión de pelota fue ampliamente dominado por los de Almeyda. Sin embargo, el equipo no tuvo profundidad y para sorpresa de muchos, Unión lo inquietó en más de una oportunidad.

La solución apareció gracias a la calidad del mejor jugador de la cancha. Después de un centro de Sánchez, Rodrigo Mora definió con una chilena desprolija, y puso el 1-0 para que el Millo se vaya al entretiempo con tranquilidad.

Y en la segunda etapa, el uruguayo volvió a demostrar que es la figura de este equipo: luego de una pifia en el área que desestabilizó a Perafán, logró definir y poner el 2-0, convirtiendo el primer doblete con la camiseta millonaria. Así, alcanzó a Funes Mori y ambos son los máximos artilleros de River en el torneo, con cinco goles.

Lo peor del partido: el fantasma de las lesiones que siguen complicando al plantel. Ahora, fue Barovero quien después de casi darle el empate parcial a Unión, tuvo que salir de la cancha. Su llanto desconsolado lo dijo todo. Minutos más tarde se confirmó que se trata de un desgarro. Lo positivo, además del resultado, fue la presentación de Augusto Solari, el tercero de su familia en debutar con la Banda. O con la Tricolor, en este caso.

River se quedó con un triunfo importante para encarar esta semana en la que deberá viajar a Rafaela para enfrentar a otro rival directo en la lucha de abajo. Se ganó y es fundamental, pero el nivel sigue sin convencer. Esperemos que el pan de hoy, no sea hambre para mañana.

Imagen: Nicolás Aboaf