Hay que romper ya a Riquelme

Los dirigentes están dejando pasar una oportunidad única. En un mercado de pases en el que los equipos sólo podrán reforzarse con dos futbolistas, River tiene la chance de sumar cuatro. Las lesiones de Ramiro Funes Mori y Aguirre les dan esa ventaja. Es cierto que para aprovechar esos dos cupos hay que incorporar ya y la excusa simple es la que dio públicamente el secretario Daniel Bravo: “¿Qué equipo va a dejar ir a sus jugadores a mitad de campeonato?”. Es cierto, con todavía seis fechas por disputarse, es difícil que cualquier club acepte desprenderse de cualquier titular. Pero hay formas, primordialmente una: con plata, con una buena oferta. Tal vez pagando más de lo que corresponde, sí. Ese es el precio de los errores. Desembolsar más hoy por lo que no se hizo ayer.

River necesita refuerzos ya. Dos ahora y dos más en enero. Lo obligan las necesidades. La de sumar para no sufrir como un alumno de tercer grado cuando le enseñan a dividir. La de jugar mejor para que verlo no provoque lo mismo que picar cebollas. La de tener un plantel con variantes para que mirar el banco de suplente no se parezca a la vidriera de un outlet. La defensa no da garantías y no hay un lateral izquierdo porque el técnico dijo que estaba bien con lo que tenía (encima lo contaba a Arano). Tampoco Almeyda hizo fuerza por un enganche o al menos un volante de creación. Si eso esperaba de Rojas, estamos en problemas. Y si está Mora en el plantel, es por la insistencia de los dirigentes porque el entrenador también se conformaba con lo que había. La realidad no permite dudas: a este River le falta una idea, primero, e intérpretes que la puedan plasmar después.

El Pelado se excusó en que no sabe si estará en el 2013 (si sigue así, hay que creerle) cuando le preguntaron por los refuerzos inmediatos. Entonces, hay que pedirles a los dirigentes que tomen las riendas y aprovechen la oportunidad que les dio el infortunio de las lesiones. Si tantos campeonatos económicos se ganaron, mejor quedar segundos en ese torneo e invertir para tratar de salir primero en uno de ésos que se juegan con la pelota y por puntos. ¿Que hay que pagar más de lo que valdría? Tan cierto como que los precios de los productos suben cuando escasean. Bienvenidos a la ley de la oferta y la demanda. Por eso, hace falta romper el chanchito. A no ser que estén convencidos que con Bordagaray alcanza para cambiar esta historia…