¿Y el fútbol, Almeyda?

Brilló por su ausencia. En un partido aburrido y sin ideas, River empató sin goles ante All Boys y suma tres encuentros sin conocer la victoria. Encima, Ponzio fue se fue expulsado. Todo mal…

Para dormir una siesta. Así fue el partido que se jugó esta tarde-noche en Floresta. La propuesta de ambos conjuntos fue un insulto para el fútbol. Porque ninguno de los dos tuvo la intención de jugar. La pelota estuvo más en el aire que en el piso. La trataron muy mal por Floresta.

En el primer tiempo, a River le costó entrar en el partido, pero después tuvo algunas situaciones de gol en los pies de Gabriel Funes Mori, Ariel Rojas -de flojo partido- y Carlos Sánchez. Igualmente, los pelotazos fueron protagonistas absolutos y solo alcanzó para decir que los de Almeyda fueron apenas un poco más que el local.

En la segunda etapa, ni siquiera hubo llegadas. La falta de ambición de ambos equipos fue notoria. Aunque claro, lo que preocupa es que sea River el que no lo intente. Almeyda debió buscar el partido, porque necesita sumar como aire para respirar. Pero de a tres, no de a uno.

Los cambios llegaron tarde y siguen siendo incomprensibles. La salida de Rojas se caía de madura. El volante volvió a mostrar un nivel flojo y el Keko podía ser desequilibrante en los últimos metros. Pero lo de Mora volvió a sorprender, porque es el único que puede mostrar destellos interesantes en ataque. Pero el Pelado lo eligió a Luna para que lo remplace, y el Chino no logró marcar la diferencia.

A lo último, la sensación era que el empate les quedaba cómodo a los dos. Y encima, por si algo faltaba para redondear una noche para el olvido, el Millo se quedó sin su mejor hombre, expulsado injustamente. Porque si Beligoy consideró amarilla el patadón sin pelota de Santiago Montoya, es absurdo que no mida con la misma vara la jugada de Leo.

River se complica solo. Hace tres partidos que no gana y la falta de juego preocupa. Por si alguien tenía alguna duda, los hinchas deberán agarrar nuevamente la calculadora. La lucha será, nuevamente, contra la parte roja de la tabla.

Imagen: Olé