“Tuvimos que consolar a Gabriel”

Martín Aguirre reconoció que para el Melli fue un golpe duro enterarse de la lesión que sufrió su hermano Ramiro.

“Lo tuvimos que consolar más a Gabriel, porque era el que peor estaba”, admitió el Pelado Aguirre en Olé. Es que los gestos de dolor que se vieron en la cancha hicieron que no se necesiten análisis para conocer la peor noticia sobre la lesión del defensor. Y a su hermano, obvio, le cayó como un balde de agua helada.

“Cuando se enteró de Ramiro se había roto los ligamentos, se puso muy mal. Y justo él tenía que volver a la cancha para el segundo tiempo. Pero la verdad, nos dimos fuerza entre todos”, contó el bahiense, quien sufrió la misma lesión apenas unos minuto después.

“Sentí el “tac” y un dolor terrible, como si se me hubiera cortado algo. Me quise parar y me dolía demasiado, no podía caminar. Estar jugando un superclásico, ganando y que te pase esto es más dolor del alma que de la lesión”, relató el volante, quien será operado en las próximas horas.

Igual, el Pelado ya piensa en lo que viene y en recuperarse lo antes posible: “Ahora ya está. Estoy preparado para recuperarme lo antes posible. Estoy con toda la cabeza en positivo y la mente puesta en la recuperación que se viene”.