“La mala suerte está en nuestro vestuario”

Leonardo Ponzio hizo referencia a la cantidad de lesiones que sufrió River en el último tiempo. “No es una situación entendible ni explicable”, dijo.

En diálogo con Pasión Monumental, el subcapitán habló del Superclásico, del futuro de River en el torneo y de cómo vive esta nueva etapa en club como referente del equipo.

- ¿Más tranquilo ahora que ya pasaron un par de días del Superclásico?

– Sí, después del partido nos quedó bronca por cómo se dio todo, teníamos el partido en el bolsillo, pero con rivales como Boca, que no hicieron tanto durante el partido, los mínimos errores les vinieron bien.

- ¿Pagaron muy caro los errores?

– El protagonismo había sido nuestro. Ellos en el segundo tiempo tuvieron que salir a buscar el partido, nos pusimos 2-0 que creo que era un resultado que ya podía haber pasado en el primer tiempo y después lo pagás caro porque cometés un penal a un rival que no había tenido situaciones. Pero bueno, ahora tenemos que apartar ese clásico, pensando en que hicimos un buen partido y seguir.

- ¿Cuánto golpea desde lo anímico?

– En nada. No podemos seguir pensando en este partido, porque ya pasó, hicimos las cosas bien, hay que recatar lo positivo y volver a repetirlo el próximo fin de semana.

- ¿River lo vivió como una derrota y Boca como una victoria?

– El resultado fue el que se dio porque nosotros no supimos cerrar el partido, y ellos al ir  perdiendo 2-0 de visitante, encontrarse con el empate les dio alegría. Pero yo pienso en lo nuestro que es seguir adelante y en que quedan siete partidos en los que tenemos que sumar la mayor cantidad de puntos posibles para irnos al verano tranquilos.

- ¿El gol fue virtud tuya o error de Orion?

– Quizás al arquero lo sorprendió el pique, yo intenté patear porque había mucho espacio entre la gente que iba a entrar a cabecear y Orión. Fue más intencional que la vez que patee contra Godoy Cruz.

- Teniendo en cuenta la cantidad de lesiones, ¿juega en contra la mala suerte también?

– No son entendibles ni explicables porque son lesiones graves. La mala suerte está metida en nuestro vestuario en cuanto a este tema. Pero es el destino, todo en la vida pasa por algo, hay que tratar de pasarlo. Y a nuestros compañeros apoyarlos porque los necesitamos cuanto antes.

- ¿Creés que necesitan refuerzos?

– Eso le corresponde decidirlo al cuerpo técnico. Hoy en día es difícil encontrar jugadores que vengan y jueguen porque los grandes jugadores están en su club. La dirigencia verá esa situación. Nosotros tenemos que trabajar con lo que tenemos.

- ¿Hubieras festejado un empate?

– No sé si festejarlo, pero después de remontar un 2-0 la alegría es distinta.

- Sos uno de los referentes del equipo…

– Estoy muy contento, puedo disfrutar el día a día, me siento respetado. Estoy muy cómodo con la situación, el respaldo está y tengo que seguir así. Por mi edad, intento ser, no un referente, pero sí un ejemplo para los más jóvenes. La gente grande es muy importante cuando hay muchos pibes. Trezeguet, Ledesma, Arano, Vella, la gente de experiencia, son muy importantes a la hora de dar consejos, para pasar los malos momentos, bajar la euforia, tener los pies sobre la tierra, para eso estamos. Somos una familia.

- ¿Tienen un objetivo de puntos?

– El primer partido es All Boys, sería ideal conseguir los tres puntos para ratificar el empate en el clásico y después ganar todos los de local, por lo que genera la gente tenemos que hacernos fuertes.

- River tiene que sumar puntos, ¿Hay que dejar de lado el buen juego por momentos?

– Se puede hacer las dos cosas a la vez, porque tenemos buen juego, pero también depende de los partidos. Contra Quilmes, por ejemplo, sabíamos que era importante sumar porque no habíamos jugado bien. Lo tenemos que saber manejar.

- ¿Sos el Pirlo argentino?

– No, la verdad que trato de jugar de una manera, es un gran jugador que está años luz de la altura de uno.

- Se viene All Boys, en Floresta… 

– Son locales, hacen respetar su localía, es una cancha más pequeña que otras, pero hay que ir a jugar ahí. Son canchas difíciles en las cuales el juego se hace más friccionado, pero tendremos que estar a la altura del partido.