Atado con alambre

Trezeguet decidió esperar para operarse la rodilla izquierda, pero se resintió de una lesión en el tobillo. ¿Juega con All Boys?

La semana pasada, tras volver de Francia, David Trezeguet había decidido operarse. Su idea era jugar con Boca y dos días más tarde meterse en un quirófano para curarse de una tendinitis rotuliana crónica en la rodilla izquierda, un mal que lo aqueja desde que se rompió los ligamentos, en 2008. Había convivido demasiado con este dolor y parecía que había llegado el momento de decir basta. Pero…

Tras una consulta con el doctor Gustavo Ríos, el francés decidió no someterse a una artroscopía. “Está haciendo un tratamiento con ondas de choque y está respondiendo bien”, contaron desde el entorno del capitán.

Ahora habrá que ver cómo responde a los efectos de esta metodología, aunque la operación podría pasarse para diciembre. “A David no le dolió la rodilla en el clásico y quiere poner la cara por el equipo. Quedan siete fechas, River necesita los puntos y quiere jugar. Se puede operar más adelante, ya que de una artroscopía se recupera en un mes y medio”, explicaron.

Si bien de la rodilla respondió OK, lo que se dañó fue el tobillo izquierdo. En esa zona, hoy inflamada, Trezeguet tuvo que ser infiltrado en el entretiempo del Super. Sabido es que sobrelleva una tendinitis desde el torneo pasado, cuando el equipo buscaba el ascenso. Hasta hacía trabajos en doble turno con los kinesiólogos para no caerse, algo que ahora sí podría pasar. Porque con este problema se plantea el interrogante: ¿jugará con All Boys?

Lo atamo con alambre lo atamo.