“No me acuerdo qué hice en el entretiempo”

Germán Pezzella se refirió al pelotazo que lo dejó groggy y que casi lo hace abandonar el Superclásico. También tiró un palito por el festejo de Boca: “Quiero creer que habrán salido a ganar…”

Germán Pezzella fue uno de los mejores jugadores de River en el Superclásico. Completó los 90 minutos de buena forma, pero casi se pierde la mitad. Recibió un pelotazo, quedó groggy y estuvo a punto de abandonar el partido. ¿Qué pasó? Lo cuenta él: “Me pegó una pelota entre la mandíbula y la nariz, que me dejó bastante mareado. No me acuerdo qué hice en el entretiempo. De un partido así nadie quiere salir y preferí seguir en cancha”.

Claro está que al bahiense no le pesó su primer clásico oficial. Sacó mucho de arriba y se bancó a dos centrodelanteros de la jerarquía de Silva y Viatri. Pero más allá de su nivel, al pibe le dura la bronca por el 2-2. “Sentimos que habíamos hecho un gran partido y que estaba controlado porque no encontraban manera de llegarnos. Casi no se acercaron al arco y nos fuimos bastante calientes”, dijo en Rock & Closs.

Si bien reconoció que Boca “nos empató por una jugada aislada”, fue autocrítico: “Es verdad que quedamos mano a mano, pero cerca de las marcas. Estuvimos mal en intercambiar ataque por ataque. Fuimos porque veíamos que teníamos espacios, aunque tendríamos que haber dormido el partido y esperar el momento justo. Nos apuramos”.

También bancó a su amigo González Pirez por el imprudente penal a Lautaro Acosta. “No lo ve, le picó justo por la espalda y se la punteó”. Otra jugada puntual fue la del gol de Erviti. ¿Y ahí qué sucedió, Germán? “Silva no alcanza a controlar, lo traté de desacomodar, y apareció Erviti, que había quedado como delantero”

Pezzella aprovechó para tirarle una palito a Boca por el festejo del empate. “Se los veía impotentes y encontraron un empate que ni esperaban. Quiero creer que habrán salido a ganar, pero terminaron disfrutando haber empatado…”.