De los pies del uruguayo…

El ingreso de Rogelio Funes Mori por Rodrigo Mora sorprendió por el muy buen partido que tuvo el uruguayo, quien además se vistió de goleador y pareció (por un momento) liquidar el partido. Pero…

Ya no sorprende el nivel de Rodrigo Mora. El uruguayo se puso el equipo al hombro y, junto a Ponzio, fueron las figuras del empate en el Superclásico.

Como viene ocurriendo desde su arribo, Mora se transformó en la principal variante ofensiva, con el objetivo de moverse en todo el frente de ataque para asistir a un David Trezeguet que juega a un toque.

Por los costados, Mora tuvo buenas combinaciones con su compatriota Sánchez y le generó un dolor de cabeza enorme al fondo de Boca, que nunca pudo controlarlo. Su gol (el segundo) pareció liquidar el Superclásico. Incluso tras el descuento de Boca tuvo el 3-1 en una arremetida que terminó en un centro que no pudo alcanzar Trezeguet y con un zurdazo que tapó Orion.

A falta de cuatro minutos para el final, y con un Trezeguet cuyo nivel pedía el cambio urgente, Almeyda se decidió por sacarlo a Mora para que ingrese Rogelio Funes Mori, dejando sin efecto a un ataque Millonario que dependió mucho del uruguayo.