“Va a ganar el que menos errores cometa”

A horas de su primer Superclásico oficial como DT, Matías Almeyda da la clave del partido. “No me animo a arriesgar un resultado, hay que ser cuidadoso. Sí confío en este grupo”.

“River-Boca es una fiesta del fútbol nacional, mundial. Y lo tomo desde ese lugar. Se juega el Superclásico después de tanto tiempo, por nuestro paso en la B, y debemos convertirlo en una fiesta”. Matías Almeyda está en la víspera de su primer clásico oficial del otro lado de la raya de cal. Jugó el último, con aquella roja histórica en la Bombonera y un 0-2 en contra, en lo que fue el comienzo del final para River. Luego, el Pelado dirigió dos amistosos, con caídas en Chaco y Mendoza. Ahora va por la revancha.

“Va a ser mi primer River-Boca como técnico: hay que disfrutar, tratar que salga un buen partido. Ojalá podamos terminar con una sonrisa. Por River, por el plantel que labura con muchas ganas, por la gente que deja todo por ir a apoyarnos”, soltó en Radio Continental. Almeyda, siempre expuesto, se mantuvo en silencio toda la semana. Si bien lo quebró en las últimas horas, consideró que ahora había que dejar de lado el raid mediático que siempre lo caracteriza.

Sí habló -y habla- mucho con sus jugadores, a los que no les sobra experiencia en los clásicos. Entonces, desde ese lugar, el Pelado busca bajar línea. “Vengo hablando mucho esta semana con los pibes. Para que sepan lo que es un Superclásico. La importancia que tiene. Yo les doy un consejo: que no dejen de disfrutarlo. No todos los jugadores tienen la suerte de ponerse esta camiseta y jugar este gran partido. Más que nada sacarle esa presión que existe en el fútbol”.

Y ante la falta de experiencia, considera clave que Trezeguet juegue de movida. “David pudo resolver todos sus problemas. Descomprimió bastante su cabeza. Es muy importante para nosotros. Mañana lo vamos a probar, está concentrado.  Ojalá responda”

Se tiene fe, pero sabe que las urgencias y el pobre nivel de ambos equipos puede llevar a un partido en el cual una falla determine el resultado. “No me animo a arriesgar un resultado, hay que ser cuidadoso. Sí confío en este grupo. Seguramente el partido lo va a ganar el que menos errores cometa. El que más tranquilo esté en los 90 minutos”.

¿Y el día después? “No tendría que cambiar nada después del River-Boca. Si ganamos el Super quedamos en la historia de este club, que es el más grande de Argentina. Y nos daría mucha tranquilidad ganar, mucho aire”.