“Deseo que el Monumental explote con mi gol”

A horas de su primer Superclásico, Rodrigo Mora habló mano a mano con Pasión Monumental. Sus ganas, los sueños y la esperanza de meterla contra Boca. “La previa la estoy disfrutando mucho, ahora hay que ganar”, dice. 


“Estoy muy contento. Mis amigos me hacen ver que estoy a punto de jugar un partido histórico. ‘Te das cuenta que vas a jugar con River contra Boca. Y tiene razón. El Superclásico lo siento desde que perdimos con Vélez. Estoy disfrutando mucho de esta previa, ahora hay que ganar”, arranca la charla.
- ¿Soñabas con jugar el Superclásico?
– Sabía que en algún momento iba a llegar. Todos los hinchas y los futbolistas sueñan con eso. Y yo lo quise jugar siempre.
- ¿Cuántas entradas te pidieron?
– De Uruguay vienen como 20 más o menos. Con Godoy Cruz y Arsenal vinieron dos, pero bueno… son todos amigos. Algunos están siempre, pero ahora vienen todos.  El problema es que muchos trabajan, estudian, tienen familia. Seguro que se merecen estar los que vinieron al primer partido, cuando debuté con Newell´s. Si yo sé que están en el estadio, estoy tranquilo y feliz. Eso sí: no sé cómo se van a arreglar.
- ¿Van todos a tu casa?
– Sí, no sé cómo harán. Pero estoy tranquilo,  son amigos de la infancia, no me da miedo, jeje.
- ¿A esta previa le ves algún parecido con el Peñarol-Nacional? 
– Son dos cosas distintas. Allá soñaba con jugarlo de chico y lo logré (jugó en Peñarol). Vivía en el norte de Uruguay, en Rivera, y todo lo miraba por tele. Pero yo estaba seguro que iba a jugar un clásico. Y ahora soy parte de una gran familia como es River. Tengo un cariño enorme por la remera (no dice casaca o camiseta).
- ¿Y soñás con un gol? 
– Quiero hacer un gol, sería algo único. Quiero que explote el Monumental, ver a toda la gente gritando. Seguro que nos van acompañar. A mí me encanta cuando gritan “uruguayo, uruguayo”. Aunque no vine detrás de eso, realmente se siente fuerte. No sé cómo explicarte, pero lo siento muy adentro, es algo muy lindo.
- Vos de entrada dijiste que no querías ser un Francescoli, pero la gente te tomó cariño. 
– Francescoli fue un grande, jamás me pondría a la par. Pero no pensaba que todo llegaría tan pronto. Desde que me puse la remera pensé en disfrutar de River. Estaba sin jugar en Portugal, no estaba feliz. Acá me metieron rápido en el grupo y en pocos partidos logré que la gente me tenga cariño.
- ¿Y en la calle qué te dicen?  
– Ssalgo muy poco porque tengo un nene de 4 meses, pero al gente me grita “uruguayo”. Y hace dos  semanas que me ruegan que le ganemos a Boca. “Dale, hacéle un gol, por favor te lo pido”, me dicen. Y yo me río. La gente quiere ganar, pero nosotros también. Vamos a dar todo.

INTIMIDADES

“El mate lo maneja Carlos Sánchez, pero cuando vengo en auto con Lanzini lo traigo yo. Tomo mucho mate con Barovero, que es uno de mis compañeros de habitación. El otro es el Chino LUna. ¿Quién manda? El “capitán” Barovero es el dueño del control remoto, no se lo presta a nadie. Se mira fútbol todos el tiempo: liga de Italia, ascenso, España… todo fútbol”.

LA SELECCION
“Aun no he logrado lo que quiere Tabarez. Tiene una gran plantilla, pero yo sueño con estar, es el sueño más grande que tengo. ¿Si River puede servir como trampolín? No uso a River para eso. River es muy grande, me doy cuenta día a día. Ya dije que me encantaría quedarme”.