Baja sobre la hora

Por un cuadro febril, Martín Aguirre no pudo jugar el partido y fue remplazado por Manuel Lanzini. La buena: podrá estar presente frente a Boca ya que no corrió riesgo de llegar al límite de amonestaciones.

En la previa del encuentro, Almeyda debió realizar una nueva modificación, esta vez por obligación. Es que anoche, el bahiense presentaba un cuadro gripal y esta mañana amaneció con algunas líneas de fiebre que le impidieron decir presente en Quilmes.

Por eso, el DT tuvo que meter mano en el equipo y mandó a la cancha a Lanzini, quien comenzó el campeonato jugando en la posición que dejó vacante Aguirre. Aunque claro, con características totalmente diferentes que se notaron en el funcionamiento del nuevo esquema del entrenador.

De esta manera, el ex-Olimpo, quien tenía cuatro amarillas, no corrió riesgos de llegar al límite de tarjetas y podrá estar presente en el próximo partido, nada menos que el Supeclásico en el Monumental.