Uno x uno

Cuesta encontrar figuras tras un pálido rendimiento. El mejor fue Barovero, pero Pasión Monumental pone la lupa sobre los 13 jugadores que actuaron con Quilmes

Marcelo Barovero (6,5): atento siempre, achicó excelente en un mano a mano con Cauteruccio. En el gol no pudo hacer nada, es todo mérito del punta Cervecero.

Leandro González Pirez (3): se nubló cada vez que pasó al ataque, tuvo problemas con el balón y le costó hacer pie en la marca. Jugó al límite de la roja.

Germán Pezzella (5): sacó mucho, a veces hasta de forma desprolija. Pero cumplió.

Jonathan Bottinelli (4): era el mejor del fondo hasta su error garrafal en el grito quilmeño. Su rechazo fue defectuoso y se la dejó servida a Cauteruccio. Tuvo la revancha de arriba, pero cabeceó mal en una chance clara.

Ramiro Funes Mori (5): más no se le puede pedir jugando como lateral por izquierda.

Carlos Sánchez (4): mucho vértigo y poca claridad, sus envíos no aportaron nada. Se perdió el empate por pegarle mal al balón.

Ezequiel Cirigliano (5): probó desde afuera sin éxito y buscó asociarse en la corta. Fue reemplazado.

Leonardo Ponzio (4,5): River extrañó la precisión de sus últimos partidos. Además, Quilmes lo rodeó bien.

Manuel Lanzini (4): recién en los últimos 15 minutos, cuando se paró como enganche, pareció meterse en el partido. Antes había sido una máquina de perder contra los volantes de Quilmes.

Rodrigo Mora (5): sus ganas no alcanzaron, pero fue la ilusión de toda la tarde. Tiró el centro que dejó a Sánchez de cara al gol. Con eso no alcanzó.

Carlos Luna (4): un error de Lema lo puso de frente a Trípodi, pero su tiro terminó en las manos del arquero. Muy lento.

Los que ingresaron:

Gabriel Funes Mori (5): entró bien, con ímpetu. Al menos, dentro de la mediocridad, probó desde afuera y le cambió un poco la cara al ataque.

Ariel Rojas (4): tibio, tiró un par de centros erráticos.