¿Y si juega en su posición?

Manuel Lanzini jugó de titular por la fiebre de Martín Aguirre, pero nuevamente estuvo desconectado del resto del equipo. Tirado por la izquierda, el mediapunta no siente la posición. ¿Y si lo prueban de enganche?

La realidad de Manuel Lanzini es especial. Arrancó en buen nivel el campeonato, y el hincha pide siempre su titularidad. Sin embargo, nuevamente tuvo un flojo rendimiento y no desniveló ni generó juego ofensivo.

El ingreso de Manu se debió a la baja de Martín Aguirre por fiebre. Sin tiempo para buscar un plan B, y con la improvisación a flor de piel, Matías Almeyda puso al enganche a cumplir la función del Gula: presionar, hacer la banda y armar juego.

La diferencia entre ambos es, precisamente, la marca. Lanzini no siente el puesto, no sabe defender, por lo que, una vez más, se habla de un flojo rendimiento suyo al final de un partido. Al no tener la pelota no puede generar juego, que es la mayor virtud del ex Fluminense.

Tras varios partidos sin rendir, será responsabilidad del técnico Millonario decidir entre poner a Lanzini de enganche o directamente que no juegue. Porque, como volante por la izquierda, quedó claro que no funciona.