Por su viaje, ¿debe ser titular con Boca?

Debate interno en Pasión Monumental. Dos posiciones sobre la posibilidad que David Trezeguet se pierda el Superclásico. El francés tiene audiencia de divorcio el miércoles 24 y llegaría con lo justo. Se muere por jugar, pero define Almeyda. VOTÁ EN LA ENCUESTA.

SI

Trezeguet debe jugar ante Boca. Se quedó con la sangre en el ojo en el verano, cuando se lesionó en Mendoza. Sus ganas de meterle un gol al eterno rival son enormes. Si bien Almeyda ha encontrado garantías en Luna y Funes Mori, David es clave. Su experiencia y su motivación para este partido lo hacen diferente. Es Boca, no es cualquier partido. Vale la pena el sacrificio de volar, solucionar su conflicto matrimonial, entrenarse dos días y jugar. Si bien arrastra una tendintis en la rodilla derecha, en el ascenso también convivió con una en un tobillo y luego la rompió. Se mataba en las sesiones de kinesiología para no perderse la definición. Y sus goles fueron determinantes para volver. Como lo pueden ser en el Superclásico.

Siguiendo la lógica trezeguista, no debería jugar de movida. Ya pasó con Arsenal, que optó por bajarse hasta del banco. Pero el Superclásico no es lo mismo. River necesita a David. Y en la cancha

Por Leandro Buonsante

NO

Es el partido más importante. Porque es el clásico rival, porque es el primero después de la vuelta a Primera, porque es la mejor manera de continuar la racha en el Monumental y porque la gente lo quiere ganar. Como sea. No se pueden dar ventajas.

Por eso, tienen que jugar los que mejor estén. Nadie puede discutir que Trezeguet es el líder de este equipo y una pieza más que fundamental. Pero llegar tres días antes suena a poco para afrontar el Súper. Se pierde toda una semana de entrenamientos. Y a River tampoco le sobra mucho.

Pero principalmente porque los demás delanteros están en un muy buen momento: Mora parece casi indiscutible, Luna demostró que tiene el instinto goleador intacto y el cuestionado Funes Mori es el máximo anotador del equipo.

¿Debe concentrar? Sí, sin dudas. Por lo que significa para el grupo, por lo importante que es su presencia en el vestuario. Pero para jugar va a dar varios días de ventaja. Un lujo que River no está en condiciones de darse ante Boca.

Por Antonella Valderrey