¿El único cumpleaños en Núñez?

Trezeguet sopla 35 velitas. Mientras, su futuro es una incógnita. ¿Juega el Superclásico? ¿Se va o se queda en diciembre?

David Sergio Trezeguet, nacido un día como hoy hace 35 años en Ruan, Francia, cumplió su sueño. Se puso la camiseta del club de sus amores tras romperla a puro grito de gol. Fue campeón del mundo, de Europa, ganó Scudettos, es el máximo goleador extranjero de la Juventus, también la rompió en Mónaco, donde ¿volverá en poco tiempo?

El Rey David sopla 35 velas, pero su futuro es un interrogante. En realidad, hay dos preguntas que se hace todo el mundo River. La primera es si llegará al Superclásico del 28 de este mes. El delantero tiene que pautada otra audiencia de divorcio, en Montecarlo. Viajaría el lunes, luego del partido con Quilmes, y regresaría el jueves, 72 horas antes del partido más partido que hay por estas tierras. Trezeguet voló antes del 4-0 con Arsenal y regresó un día antes. Se pensó en llevarlo al banco, pero el francés consensuó que lo mejor era verlo y alentar desde afuera. Siguiendo su lógica, debería quedarse al margen del Superclásico. Pero, se sabe, es un partido diferente a todos. Y David se muere por estar. Estuvo un tiempo en Chaco y se lesionó en el arranque de la revancha en Mendoza, ambos Superclásicos veraniegos.

La otra incógnita es develar si el francés continuará en el club luego de diciembre. El dejó entrever que podría marcharse. Más allá de haberse dado el gusto de ponerse la Banda, meter goles, ascender y jugar en Primera, David sufrió mucho la distancia con sus hijos, algo que continuará debido a la distancia. El acá, ellos en Montecarlo. Y a Trezeguet aún le quedan dos años de contrato. ¿Los cumplirá? Parece difícil.

Por Leandro Buonsante

Imagen: Nicolás Aboaf