Recuperando soldados

(GALERÍA DE IMÁGENES INCLUIDA) El plantel trabajó en doble turno, algo que se repetirá el jueves. Entre algodones Ponzio y Trezeguet. Mercado intensifica su puesta a punto. 

Como ocurrió en las últimas semanas, Matías Almeyda pensó un miércoles de doble turno. Y eso que faltan once días para enfrentar a Quilmes. Hasta determinó que el plantel duerma toda la noche en el hotel Holiday Inn, ya que el jueves también habrá doblete.

Mientras, River se movió en Ezeiza. La idea sigue siendo recuperar soldados. El receso, desde ese punto de vista, vino de diez. ¿Por qué? Tanto Leonardo Ponzio como David Trezeguet se entrenaron aparte. El volante sufrió un esguince en su tobillo derecho. No jugar el próximo domingo le otorgó el tiempo suficiente para estar OK con los Cerveceros. El francés, por su parte, arrastra una tendintis y lo tienen entre algodones.

En tanto, Gabriel Mercado también trotó diferenciado. Es seguro que llegará en condiciones de jugar con Boca, en 18 días, aunque aún no tiene el alta médica tras la ruptura del ligamento lateral externo de su rodilla derecha.

Desde lo futbolístico, Almeyda dispuso trabajos con sparrings entre defensores, volantes y delanteros, todos separados por zonas. Por la tarde probó en lo físico y hubo fútbol en espacios reducidos.

Los jugadores tenían previsto charlar con la prensa luego del entrenamiento, pero esto se vio alterado por un corte de ruta en Ezeiza, lo que los obligó a salir disparados hacia el hotel, donde almorzaron y durmieron la siesta.

Mañana, también en Ezeiza, habrá doble turno y los suplentes jugarán un amistoso con Sacachispas. El viernes, los titulares, con el objetivo de no perder ritmo tras un fin de semana sin fútbol oficial, se medirán con Defensa y Justicia.