Un receso para aprovechar

River volvió a los entrenamientos a 12 días del partido con Quilmes. Momento clave para recuperar a Ponzio y para que Mercado se ponga a disposición de Almeyda. 

En el Monumental, el plantel que dirige Matías Almeyda regresó al trabajo tras un día de licencia. Claro, los jugadores bien merecido tenían la jornada del lunes libre tras el 5 a 0 con Godoy Cruz. Pero el Pelado no quiere dar ventaja. Su cabeza ya está en Quilmes. Sí, por más que aún falten 12 días (se jugará el domingo 21, en horario a confirmar), el parate por las Eliminatorias le cayó como anillo al dedo a River.

Primero, porque tendrá más días para recuperar a su pieza clave, a su mejor jugador en lo que va de la temporada, Leonardo Ponzio. El volante presenta un esguince en su tobillo derecho y aprovechará el receso para trabajar con los kinesiólogos y luego, de no mediar inconvenientes, comenzar a ejercitar con el balón. Se descuenta que estará con Quilmes, pero…

Además, Gabriel Mercado sigue intensificando su puesta a punto luego de la ruptura del ligamento lateral interno de la rodilla derecha. El ex Estudiantes comenzó a pegarle con fuerza a la pelota, pero aún no tiene el alta médica. Al Superclásico del 28 de este mes llega seguro, aunque la idea de Almeyda es darle minutos una semana antes.

El otro averiado, Jonatan Maidana, realizó trabajos de kinesiología. Se sabe: no podrá jugar hasta el año que viene por la rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla derecha.

Quien no estuvo en el Monumental fue Manuel Lanzini, ya que viajó con el Sub 20 que disputará un cuadrangular en La Serena, Chile. El domingo próximo ya estará en el país.

Mañana el plantel se entrenará en doble turno, en Ezeiza.