100 partidos, un golazo y una lesión

Ponzio pasó por todos los estados: le dieron una plaqueta, metió un tiro libre de novela y se fue con un esguince de rodilla. Igual, apenas 45 minutos le sirvieron para dejar en claro que es el técnico adentro de la cancha.

Cada día más jugador. Así es Leonardo Ponzio, el hombre que tuvo una tarde noche especial. Muy especial.

Antes del partido, el club le entregó una plaqueta por haber llegado a los 100 partidos oficiales con la Banda roja. Luego del reconocimiento, se puso el equipo al hombro. Ya como organizador, se encargó de tirar a sus compañeros para adelante, presionando y jugando correctamente la pelota. Al ratito, llegó su perla.

Luego del gol de Aguirre, el Las Rosas se encargó de un tiro libre. Cuando todos esperaban el centro, el 23 engañó a Ibáñez, que pensó lo mismo que la mayoría. Ponzio le dio al arco. Cuando el 1 de Godoy Cruz quiso volver sobre sus pasos, tenía la pelota en el arco. Golazo, el quinto de Leo en River. Todos desde afuera del área.

Pero no todo había terminado ahí. Cuando ya pintaba para ser el mejor de River otra vez, su pie derecho se clavó en el piso y hubo susto. Se fue al vestuario cargado de dolor, con una renguera notoria. No pudo volver a jugar. El frío diagnóstico dijo que tiene un esguince en el tobillo derecho. En las próximas horas le harán estudios, aunque el receso por Eliminatorias le viene bárbaro para recuperarse y estar con Quilmes.

Por Leandro Buonsante

Imagen: Nicolás Aboaf