“No nos podemos engañar por el partido con Arsenal”

Martín Aguirre para la pelota y pide calma. Además, el ex Godoy Cruz palpita lo que será el partido del domingo: “Asad es inteligente, pero va a salir a buscar el partido”. 

En la era de los volantazos de Almeyda, Martín Aguirre cayó parado. Con Racing, jugando cerca de Ponzio, el Pelado recuperó su lugar. Y no lo perdió a pesar de haber realizado un flojo encuentro. Ante Arsenal, recostado sobre la izquierda, conformó y tendrá el respaldo contra Godoy Cruz, casualmente uno de sus ex equipos. Pero no se vuelve loco. Ni por haber recuperado el puesto ni por el 4-0 conseguido en Sarandí: “Sabemos que no jugamos un buen primer tiempo y en el segundo se nos abrió el partido con el segundo gol. No nos podemos engañar por el resultado”.

Con calma, el Gula, como le dicen sus compañeros, pisó la bocha contra el piso y bajó los decíbeles. ¿Y ahora? Consciente de cómo se plantará el Tomba en el Monumental, Aguirre recalcó: “El Turco (Asad) es muy inteligente para plantear los partidos. Con sus recaudos, pero va a salir a buscar el partido”.

Igualmente, reconoció que luego de la goleada ante los de Alfaro, el humor fue perfecto. “El triunfo cambia en lo anímico, en lo moral. Da tranquilidad en la semana para trabajar. A veces no nos sale lo que nos pide Matías (Almeyda) y después las críticas recaen sobre él”. Y acerca del festejo con el técnico cuando Ponzio convirtió en el Viaducto, el mediocampista dijo: “El abrazo no estaba previsto, salió naturalmente y fue espontáneo. Qué mejor respaldo para el técnico que en la cancha. No sé si se volverá a repetir, fue algo que salió en el momento”.

Sobre el referente de este equipo, Trezeguet, el que vuelve, Aguirre comentó: “David es importante como capitán, como figura y por lo que representa como jugador. No es cualquiera, estamos hablando de alguien que fue Campeón del Mundo”.

Conocedor de varias categorías del fútbol argentino (incluso jugó en el Argentino A), trazó un paralelismo con su anterior experiencia en River: “El Nacional B es mucho más difícil porque me tocó jugarlo en un club como River, teníamos la obligación de ganar y eso lo dificulta. Yo lo jugué con otros equipos y no era lo mismo. Nos estamos adaptando nuevamente a la Primera. Acá es más veloz el juego y la mayoría de los equipos sale a jugar”.

El Pelado se tiene que cuidar, ya que es el único futbolista Millonario al límite de amarillas: tiene cuatro. Una más y se pierde el duelo con Quilmes, que se jugará el 21 de octubre tras el receso por las Eliminatorias.

Por Leandro Buonsante

Foto: Nicolás Aboaf