El primer grito de Lucas

Ocampos hizo su bautismo en la red en Francia. Hizo un gol clave para el pasaje del Mónaco a los 16avos de la Copa de la Liga.

Una de las últimas joyas del club, Lucas Ocampos, está empezando a dar que hablar. Con apenas 18 años, fue vendido en siete millones de euros y, de a poco, busca su lugar en el Mónaco. Con actuaciones como las de hoy, mucho no le faltará para ser titular. Porque el volante entró en el segundo tiempo y metió un gol fundamental para la victoria por 4-2 ante Valenciennes, que le permitió al cuadro del principado meterse en los octavos de final de la Copa de la Liga.

Lucas ya había debutado por el torneo local, aunque sin el éxito de hoy. Ahora, Passarella y cía esperan que juegue 20 o más partidos para cobrar un extra de un millón de euros. Por ahora, van dos encuentros y un gol, un promedio para nada despreciable.