Así no se hace política

Passarella suspendió la 13° reunión de Comisión Directiva en lo que va del año. Bronca de la oposición y hasta de los pares del oficialismo.

River, el club más politizado del país, carece de debate, de discusiones, de apertura. Todo por obra de Daniel Passarella, quien suspendió la 13° reunión de Comisión Directiva en lo que va de 2012. Lo que marca el estatuto es que cada quince días haya convite en el salón Rafael Aragón Cabrera, pero sólo hubo seis.

Con los coletazos de su agresión verbal e invitación a pelear al socio Carlos Trillo, noticia que fue primicia de esta web, el Kaiser evitó verse las caras con sus pares de CD, muchos de los cuales se mostraron enojados. Como Darío Santilli, vocal por la minoría, quien twitteó:  “No entiendo para qué Passarella se postulo si nunca le interesó gestionar el club”. En off, los directivos oficialistas tampoco entienden la movida del presidente, que un día antes avisó que mañana no habrá reunión.

“No soy político”, dijo Passarella en su conferencia del pasado martes, cuando salió a “respaldar” a Almeyda. No es político. Está claro.

Por Leandro Buonsante