¿Y si entrás vos, Pelado?

Diego Martínez será el jugador número 27 que use Almeyda en las primeras ocho fechas del Torneo Inicial. Una de las claves de porqué nunca encontró el equipo.

Si hay algo que se le puede criticar al ciclo de Matías Almeyda como técnico de River, es no haber encontrado el equipo tras 50 partidos dirigiendo al Millonario, entre B Nacional, Copa Argentina y Torneo Inicial.

Por bajos niveles futbolísticos, lesiones o modificaciones tácticas, los cambios constantes del Pelado generan incertidumbre en los jugadores. Un ejemplo, entre tantos, es el de Luciano Abecasis, que debutó en Primera en la derrota ante Vélez y, tras 45 minutos flojos, pasó a no estar concentrado para recibir a Racing.

En el arco, Vega arrancó atajando ante Belgrano, pero Barovero se quedó con el puesto desde la victoria ante Estudiantes.

La defensa titular para Almeyda está compuesta por Mercado, Maidana, Bottinelli y Ramiro Funes Mori. Sin embargo, con el debut tardío del ex San Lorenzo y la lesión del lateral, aparecieron las chances para González Pirez, Vella, Pezzella y Abecasis.

Los nombres del mediocampo fueron rotando por las modificaciones del esquema. En la primera fecha estuvieron Ocampos, Cirigliano, Ponzio y Lanzini, pero a medida que transcurrieron las fechas también jugaron Aguirre, Sánchez, Ledesma, Rojas, Cazares y Affranchino. Ninguno actuó todos los partidos y el único titular indiscutible del medio es Ponzio, que volverá ante Racing tras cumplir la suspensión. Ocampos, se sabe, fue vendido al Mónaco.

En la delantera, Trezeguet y Funes Mori arrancaron el campeonato de titulares. Mora se ganó un lugar tras su gran partido ante Newell’s, mientras que Villalva es la primera variante ofensiva. Por otro lado, Luna ingresó 23 minutos en la victoria ante Tigre y no volvió a tener minutos en cancha.

En total, son 26 los jugadores que jugaron en lo que va del Torneo Inicial. A partir de mañana serán 27, con el debut de Diego Martínez en el lateral izquierdo, reemplazando al suspendido Ramiro Funes Mori.  En cualquier momento, Almeyda se pone los cortos de nuevo…

Por Matías Navarro García